donde comprar un panel led

Paneles LED: Qué tener en cuenta antes de comprar

Los paneles LED son una fuente de iluminación del tipo profesional, los cuales son soluciones ahorrativas y de alta calidad, óptimos para ambientar diferentes zonas, como oficinas, empresas, supermercados, colegios y más. No obstante, no se puede comprar a la ligera, pues existen medidas y calidades a considerar desde antes.

Se les puede llamar coloquialmente como lámparas, que tienen como propósito iluminar de forma general y más amplia un salón o lugar. En comparación a otras fuentes, estas son más resistentes, flexibles en diseño y con mayor durabilidad. Entre tanto, también tienes la posibilidad de personalizarlas.

Es importante que, antes de que adquieras un modelo, te empapes sobre toda la información de ellos, debido a que existen diversos tipos, variedad de colores, intensidad de luz y más. Además, es necesario encontrar un buen lugar donde comprar un panel led, pues no todos ofrecen la misma calidad.

Para que aproveches al máximo tu compra, a continuación se hará mención de los aspectos a tener en cuenta.

Los componentes de calidad y diseño que debe tener un panel LED

Según las necesidades que tengas, debes tener en claro cuáles son las especificaciones que buscas, para ambientar una zona. No se puede elegir cualquiera, puesto que, supongamos que necesitas una de 60 x 60 centímetros, y, al no tener conocimiento de las medidas reales, terminas comprando uno de 30 x 120 centímetros, lo que resulta en una pérdida.

También debes elegir la temperatura de color de la luz, la potencia (que determina el consumo energético), luminosidad, tensión, tipos de LEDs, entre otras características más.

Uniformidad de la placa difusora de luz

Se recomienda que el poliestireno de la placa difusora sea a prueba de envejecimiento, ya que de esta manera su vida útil se prolongará. De igual forma, es necesario que la intensidad que contenga la luz no interfiera en su durabilidad, pues, si no, afectará la uniformidad e intensidad lumínica.

Si vas a comprar alguno, lo más probable es que el panel esté en constante uso durante horas, así que asegúrate de adquirirlo con certificado de calidad UL.

Poner los diodos de LED a prueba

Es importante que los diodos de LED, que son los encargados de proporcionar luz a la fuente, también sean sometidos a pruebas de calidad y durabilidad. Estos tipos de prueba te permiten conocer a cuanta temperatura y horas ha sido sometido el panel, por lo que indica la intensidad de luz que se ha perdido.

Garantiza el ahorro con el driver

En este punto, puedes sentir seguridad sobre la uniformidad e intensidad que tendrá con el panel, pero ¿has pensado la potencia que estos van a consumir para realizar su función? Para conseguir un consumo eficiente, sin elevar excesivamente las facturas, debes comprar un panel LED de potencia alta, pero con un THD bastante bajo.

Por lo general, la potencia que manejan estos modelos es de 33 W. Sin embargo, puedes encontrar unos más bajos y otros altos. Aunque, aún así, genera un gasto menor que las luminarias fluorescentes.

Indicar su tamaño, tipo y forma del panel LED

En caso de que anteriormente hayas tenido paneles fluorescentes tradicionales, y ahora deseas cambiarte a los LED, no tendrás problemas con la instalación, debido a que tienen el mismo tamaño.

Las medidas más comunes son los paneles cuadrados, de 60 x 60 o 59.5 centímetros; rectangulares, de 30 x 120 o 60 x 120 centímetros; y los circulares, de 20 centímetros u otros. Por otro lado, los colores también varían entre RGB, blanco cálido, blanco neutro y blanco frío.

Por último, puedes decidir de qué manera quieres instalarlo, ya sea que lo incrustes en el techo, lo empotres contra la pared o lo suspendas utilizando cables de acero.

Aprovecha la funcionalidad de paneles LED de alta calidad

Muchos dicen por allí que “lo barato sale caro”, y, aunque no aplica en todos los casos, en su mayoría resulta ser cierto. Por esta razón, si quieres comprar el mejor panel LED, no escatimes en precios, ya que puede salirte una mala jugada. ¡Ojo! Tampoco es que digamos que los más costosos siempre dan el 100%, pero tienen mayor calidad.

Por ejemplo, los paneles LED más baratos tienen chips y controles de mala calidad, así como sufre pérdida de intensidad, poca vida útil, puede consumir más energía y llegar a parpadear constantemente, lo que afectará en el rendimiento de ciertas personas.

Mientras que, los de alta calidad proporcionan salidas de luz uniformes, producen poco gasto por mantenimiento, su durabilidad y vida útil es mayor, así como el ahorro energético e incluyen protección contra polvo.